FacebookTwitterWhatsAppCompartir

¿Te has dado cuenta de que tenemos el hábito adquirido de repetir lo mismo?

Repetir conductas produce en nosotros cierto estado de seguridad y comodidad, nos sentimos protegidos en el espacio que ya conocemos y controlamos, aunque sea un espacio que tal vez no nos beneficie nada. Esta actitud cómoda supone el límite de mi experiencia actual, un estancamiento de mi potencial que conlleva sentimientos de frustración y aburrimiento. ¿Conoces este estado?

Nuestras estructuras neuronales son como surcos de un río por donde los pensamientos fluyen siempre en la misma dirección. Intentas proponerte algo nuevo y diferente pero aparecen demasiadas resistencias, excusas, los “es que…”, los llamados saboteadores internos. Esa parte de nosotros que simplemente tiene miedo al cambio adquiere el control de nuestro comportamiento.

Abrirse a nuevas posibilidades te permite encontrar maravillosos regalos que nunca podrías haber imaginado desde tu zona confort, te permite experimentar la magia de la vida.

Te invito a ¡DAR EL SALTO! Te propongo experimentar el arte de desaprender y reaprender.

“TU VIDA COMIENZA AL FINAL DE TU ZONA DE CONFORT”

La Fase de Cuarentena es esa fase que ayuda a la transición de la zona de confort a la zona de aprendizaje, del estancamiento a la creatividad.

Recomendaciones para una fase de cuarentena óptima:

  • Rodéate sólo de personas neutras emocionalmente.
  • Aléjate de todas aquellas situaciones o personas “tóxicas” emocionalmente para ti, de todo aquello que te etiquete, te juzgue o condicione tu comportamiento negativamente.
  • La familia, a veces, influye negativamente porque se cree con derecho a decirte lo que tienes que hacer o porque dice saber lo que más te conviene.  La intención positiva de tu familia es protegerte, por eso es bueno escuchar sus sugerencias pero sin que determinen tus decisiones.
  • Las adicciones emocionales hacia otras personas te limitan. Puede suceder que te enganches a papá, mamá, a tu pareja o amigo, para que llenen tus vacíos internos. Es importante superar esta dependencia para poder desarrollar un apego más sano y seguro, lleno de libertad y colaboración. Convierte tus relaciones en una libre elección, no en una necesidad.
  • Todos los recursos que necesitas están en ti, ¡ACTÍVALOS!, deja de buscar fuera.
  • Escucha y atiende tu brújula interior, conecta con el sabio que llevas dentro. Escuchar consejos de otros para obtener alternativas está bien, aunque no hay nadie que sepa mejor lo que quieres que tú mismo.
  • Céntrate en hacer lo que verdaderamente sientas que es mejor para ti, lo que te hace sentir física y emocionalmente mejor, lo que alimente tu estado de salud, lo que te haga vibrar en tu más alta frecuencia. Trátate bien, mímate, date placeres, ámate.
  • El mejor indicador de dirección a tomar es tu cuerpo, aprende a interpretar sus mensajes. La ansiedad es miedo a tomar decisiones. Es el mismo estado emocional que se produce cuando estás en un trampolín antes saltar al vacío, cuando te estás planteando… ¿me tiro o no me tiro, me haré daño, y si sucede algo malo después? Desaparece cuando das el salto. Seguidamente te das cuenta de que el miedo no tenía fundamento, que es una invención de la mente disfuncional proyectando un futuro de fracaso.
  • Es necesario que estés tranquilo/a, que no haya estrés. Las hormonas del estrés frenan el crecimiento celular del cuerpo y cierran todo aquello que usa energía, se apaga el sistema inmunitario. Para la fase de reparación de la enfermedad necesitamos tu sistema inmunitario ¡A TOPE DE ENERGÍA!
  • Es momento de encontrar personas que te hagan ver las cosas de una manera más positiva, que interpreten la vida con optimismo y desde la plena consciencia, que te sirvan de ejemplos para tomar nuevos rumbos, para adquirir nuevos hábitos.
  • No te dejes sucumbir por los saboteadores internos y/o externos. Cuando te plantees el cambio, experimentarás situaciones y aparecerán personas que te inviten a dar pasos hacia atrás, a refugiarte de nuevo en lo que era conocido para ti. Son barreras que han sido construidas subconscientemente por tus miedos, son mentira, no te las creas. Simplemente reconócelas y recuerda que ¡TÚ PUEDES CON TODO LO QUE TE PROPONGAS!
  • Una persona que se desvaloriza mucho busca agradar a los demás, tal vez para cubrir su necesidad de atención y reconocimiento. Agradar a los demás implica que los consideras en un orden de prioridad e importancia mayor a ti, ¡te consideras inferior! Nadie es inferior ni superior a otro, recuerda…

“¡TÚ ERES LA PERSONA MÁS IMPORTANTE DE TU VIDA!”

  • La cuarentena es un espacio imprescindible de quietud mental para tomar consciencia de tus creencias limitantes, sólo así podrás cambiarlas.
  • Tomar alimentos más sanos y depurativos. A algunas personas les gusta hacer un tiempo de ayuno.
  • Estar en contacto con la naturaleza largos períodos de tiempo, si tienes un lugar de retiro sería ideal. Bañarte en el mar o en la bañera, tomar el sol, pasear por el monte te recargarán las pilas.
  • No permitas que nadie te diga que no puedes, ¡TODO ES POSIBLE! La neuroplasticidad del cerebro permite hacer todo tipo de cambios en la estructura de pensamientos. Nuestra mente es ilimitada y tiene la capacidad de manifestar todo aquello que deseas.
  • Respeta este periodo de reflexión y cuando lo tengas claro… ¡ACTÚA! Toma decisiones en coherencia con lo que realmente sientes que quieres hacer.